Barcelona de aquí para allí

Piedras góticas para un cóctel arquitectónico


Fachada principal de la Puríssima Concepció

Hay mentiras fruto de una invención y mentiras que se construyen piedra a piedra, a base de la superposición de varias verdades. Este es el caso de la parròquia de la Puríssima Concepció (Aragó, 299), elevada a la categoría de basílica menor por el Papa Benedicto XVI el 20 de febrero del 2009. Al verla, uno no puede evitar preguntarse: ¿qué hace una iglesia gótica en pleno corazón del Eixample, en el centro de la ciudad moderna?

Vayamos por partes porque esta basílica, la octava de las nueve que hay en Barcelona no es exactamente lo que parece, ni se parece a lo que en un principio pretendía ser, ni tampoco es exactamente gótica, sino más más bien un cóctel arquitectónico. Su iglesia y su claustro formaban parte del Convento de Santa María de Jonqueres (siglo XV), que se encontraba entre la calle Jonqueres, la Via Laietana y la plaza Urquinaona. Al conjunto se añadió el campanario románico con retoques góticos de la iglesia románica de la plaza de Sant Miquel y en la fachada que da a la calle de Lauria, la capilla del Santísimo, de nueva planta y estilo neogótico. Con todos estos elementos reales y existentes en origen, el maestro de obras Jeroni Granell inventó un nuevo decorado para un proyecto que nació con la voluntad de ser una reconstrucción de la realidad. En resumen, una mentira creativa.

Todo comenzó en 1854. Ese año se autorizó el derribo definitivo de las murallas de Barcelona, lo que puso en peligro la supervivencia del convento de Santa María de Jonqueres, ubicado en la confluencia de la Via Laietana con la calle de Jonqueres, junto a la antigua muralla. La necesaria expansión de la ciudad hacía imprescindible el derribo de este conjunto arquitectónico, pero las autoridades encontraron una solución para evitarlo: trasladarlo a la nueva área de expansión económica y demográfica, el Eixample. Aquel era todavía un paisaje de campos baldíos y se preveía que la burguesía que habitaría esta nueva zona necesitaría disponer de iglesias parroquiales como Dios manda. Así fue como, aprovechando la ocasión, el Ayuntamiento y el obispado aprobaron la operación y el traslado del conjunto arquitectónico a un terreno irregular y baldío cerca de las nuevas calles de Aragó y Llúria. Entre 1869 y 1888, la iglesia del convento, primero -el 4 de agosto de 1871 se celebró la consagración del nuevo templo llamado de la Concepción-, y el claustro, después - en 1888, el año de la Exposición Universal- se desmontó y volvió a montar, piedra a piedra, en su emplazamiento actual.

Portal principal del convento de Santa Maria de Jonqueres, en 1868

Sí, la iglesia y el claustro heredado de Santa María de Jonqueres es obra de la plenitud del gótico -empezó a levantarse en el siglo XV y el templo se consagró el 1448--. La iglesia es de una única nave, de planta ancha y dividida en seis tramos, con bóvedas de crucería. Tiene un ábside pentagonal, cubierto con una bóveda de ojivas que recuerda a una vela de barco hinchada por el viento. En los laterales de la nave hay capillas entre los contrafuertes. Pero hablar de gótico en la basílica de la Concepció, quizá es decir demasiado.

Interior de la basílica menor de la Purísssima Concepció

Es cierto que en la Concepció se emplearon auténticas piedras góticas, tan auténticamente góticas como las tres urnas sepulcrales de los siglos XIV y XV que se conservan en el claustro. Pero ya sabemos los peligros que implica una mudanza (roturas, pérdidas, cambios de lugar ...), y en este caso, supuso también la desaparición de las pinturas del ábside, obra de Viladomat (s. XVIII) y la pérdida de algunas piedras que fueron a parar a alguna otra población que ahora no viene al caso. "Hay cambios que son como pérdidas, porque el traslado del edificio, lejos de ser una reconstrucción Fidel, se convierte en una recreación medievalista que es una auténtica muestra de romanticismo lamido y tardío", resume Peñaroja en su libro Edificis viatgers de Barcelona (Llibres de l’Índex. 2007). Por otra parte, el nuevo espacio y la nueva función del templo limitaron su restitución estructural y espacial. De hecho, la iglesia tampoco es exactamente la original: la puerta, que en un principio era lateral pasó a ser central, y del claustro actual, de dos galerías y finas columnas, solo conserva la mitad de los arcos originales, los que se pudieron incluir en el espacio de 30 metros de longitud y 17 de ancho disponible. El rosetón también mantiene el aspecto original, pero por encima de este se coronó la nave con ventanas de diseño neogótico, el mismo estilo escogido por Antoni Serrallach para la construcción de una capilla de nueva creación que nada tenía que ver con el legado del convento, la del Santísimo (1869).

Claustro actual de la Puríssima Concepció

Claustro original del monasterio de Santa Maria de Jonqueres

Y, por supuesto, en una iglesia que se precie, no puede faltar un campanario. El de la Concepció, levantado en 1879, es otro añadido que procede de la iglesia románica de Sant Miquel. ¿Quiere decir esto que la basílica de la Concepció tiene un campanario románico? Pues sí pero no, y es que, si bien se podría hablar de una reconstrucción relativamente fiel de la que fue la iglesia de Jonqueras original, en el caso del campanario de Sant Miquel se cometió una infidelidad flagrante: para empezar, este elemento pasó a ser exterior a la nave del templo y con unas aberturas y un coronamiento, inventados por Granell, que responden a un estilo historicista, neogótico y afrancesado.

Así, con trocitos de realidad se levantó esta mentira arquitectónica de buena voluntad que hasta 1956 emergía y desaparecía entre el humo y el ruido de los trenes que pasaban por la trinchera ferroviaria de la calle Aragó. Hoy, las nubes negras, como las dudas sobre su autenticidad se han desvanecido y las mentiras -creativas, pero mentiras, al fin y al cabo- han dado paso a una realidad consagrada como basílica menor.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: