Barcelona de aquí para allí

Una isla de casas del XIX bendecida por el agua

Pasa desapercibida. A simple vista, la calle Torrent de la Guineu no es más que un callejón sin salida que desemboca en la calle Bofarull, a la altura de la plaza de Islàndia, en el barrio de Navas. El origen de su nombre está en el torrente que nacía en el parque del Guinardó, en la Font del Cuento. Allí brotaba el agua que, tras girar primero hacia el norte para sortear el pequeño cerro del Puig del Cogol seguía su descenso en busca del mar. Solo tres calles de las que seguían el trazado del antiguo torrente se han conservado hasta nuestros días.

De su recorrido por el Guinardó queda la calle Agregació. En el pasaje Artemis, por debajo de la plaza Maragall, ya en el barrio de Nava --distrito de Sant Andreu de Palomar-- el torrente pasaba junto a una de las hileras de casas. Después bajaba más o menos en paralelo a la calle Navas de Tolosa y, una vez atravesada la avenida Meridiana junto, a la plaza de la Guineu, se llega a nuestro punto de partida, el Torrent de la Guineu, la última de las tres calles que siguen el trazado del torrente y la única que conserva su nombre.

Las casas de la calle Torrent de la Guineu, construidas en la década de 1870

Desde la calle Bofarull apenas se aprecia, pero el callejón se ensancha hacia el fondo, justo donde aparece una hilera de casas construidas en la década de 1870, con los números del 106 al 118. Sí, es que el Torrent de la Guineu es uno de las pocas calles de Barcelona que no empieza en el número 1 o 2 sino directamente en el 106.

Rebuscando entre los antiguos mapas de la ciudad, en el Pla de Barcelona de Josep Maria Serra, de 1890, aparece dibujado el trazado del torrente de la Guineu, que en su tramo superior marcaba la frontera entre los antiguos municipios de Sant Andreu de Palomar i Sant Martí de Provençals. Y al llegar al cruce con la calle de Bofarull, se descubre dibujada una isla de casas en medio de una gran zona sin urbanizar que corresponde a ese callejón sin salida que ha llegado hasta nuestros días.

Aunque aparentemente parezcan aisladas, lo cierto es que están situadas en un lugar ideóneo. Teniendo en cuenta que, en el siglo XIX, uno de los principales requisitos para construir una casa era buscar una fuente de agua, resulta más que probable que los primeros habitantes de este lugar que se instalaron allí, abrieran un pozo para surtirse sin ningún problema, ya que el subsuelo del torrente siempre lleva agua.

Mapa del Pla de Barcelona de Josep Maria Serra, de 1890

Históricamente, el territorio que hoy ocupa el barrio de Navas quedaba repartido entre los vecinos barrios de El Clot y La Sagrera. Como estos dos, hasta el siglo XIX lo que hoy es el barrio de Navas era un terreno agrícola, que pertenecía al municipio de Sant Martí de Provençals, anexionado por Barcelona en 1897. Los cultivos aprovechaban el paso del Rec Comtal, que actualmente discurre bajo la calle de Bofarull. Navas fue un terreno prácticamente despoblado hasta el siglo XX, y los pocos edificios que se levantaban en esos campos eran masías, como Can Sallés, que sumaba 17 hectáreas -en cuyo lugar hoy se encuentran las Casas del Gobernador- Can Forga, junto al torrente de La Guineu -por donde hoy discurre la calle de Navas de Tolosa- y la Torre de Fang, la única que sigue en pie en la actualidad.

Quizá ahora no lo parezca, pero este punto en que el torrente de la Guineu se une con la calle Bofarull es un punto singular. Navas se distingue de los barrios de alrededor por sus islas de casas, que siguen el diseño del Plan Cerdà. Sin embargo, en esa disciplinada cuadrícula urbanística, la calle Bofarull atraviesa todas las islas trazando una diagonal.

No es un capricho urbanístico, su trazado se corresponde con el de un antiguo camino que sale del Portal Nou, en Ciutat Vella, y toma la antigua carretera de Ribes, en el Fort Pienc. Además de la calle Bofarull, siguen también ese mismo trazado las calles Clot, Major de la Sangrera y Gran de Sant Andreu, en dirección a Montcada. Es la huella del Rec Comtal. Esa era la vía de salida de Barcelona hacia el norte y hacia el interior.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: